No es un manual más

Posted by: Lemaitre Consultores Bogota
Category: Corrupción Corporativa, Ley Antisoborno
expertos empresas ley antisoborno

Ley Anti-soborno o 1778/2016

Los manuales de cumplimiento, ética empresarial o manuales anticorrupción no pueden ser vistos como un requisito más que deben cumplir las empresas.

Por el contrario, la reputación no sólo se construye por el posicionamiento de la marca, la cotización en bolsa o por los millones que anualmente reporten a su junta directiva, esto vas más allá.

Hoy en día la mayoría de gobiernos han firmado o adherido a pactos que, en el caso de la lucha contra la corrupción, vinculan a las empresas privadas y a otros sectores económicos en un país.
Por ejemplo el principio 10 del Pacto Mundial de las Naciones Unidas determina que “Las empresas deben trabajar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y el soborno”.
Para el caso colombiano la Superintendencia de Sociedades adhirió al Pacto porque la función legal y constitucional de esta entidad es: “ejercer la inspección, vigilancia y control de las sociedades mercantiles del país” (Superintendencia de Sociedades, pág. 2).
Otro ejemplo reciente es el de la Ley 1778 o Ley Anti-soborno que entró en vigencia en febrero de 2016, el objetivo central es establecer las normas “sobre la responsabilidad de las personas jurídicas por actos de corrupción transnacional y se dictan otras disposiciones en materia de lucha contra la corrupción”
Para lo anterior se estableció que las empresas debían adoptar un Programa de Ética Empresarial, se definieron unos sectores específicos de acuerdo a los ingresos brutos, activos totales o número de empleados; además de realizar transacciones internacionales. Los sectores son: Farmacéutico, infraestructura y construcción, manufacturero, minero energético y tic.
Como lo explica la CEO de Lemaître Consultores, Liliana Gutiérrez de Piñeres, y que también establece en la Ley, un Programa de Cumplimiento debe indicar en detalle los riesgos específicos de Soborno Transnacional a los que se vería expuesta una Persona Jurídica, así como los controles que debe implementar para mitigar la probabilidad de ocurrencia de estos riesgos o disminuir su impacto.

En tal sentido, el programa deberá precisar las funciones asignadas a Empleados, Asociados y Altos Directivos de la Persona Jurídica respecto de la correcta puesta en marcha del Programa. Es deseable que dicho Programa determine las políticas generales que en materia de Auditoria deberán adelantar los Altos Directivos y el Compliance Officer (oficial de cumplimiento), con el fin de evaluar adecuadamente los riesgos relacionados con el Soborno Transnacional.

Esta Ley es una ficha en medio del rompecabezas que estableció el Gobierno Nacional en la lucha contra la corrupción y el soborno.

Se espera entonces que el sector empresarial, público y privado, se una en los esfuerzos que finalmente ayudarán a combatir este fenómeno, que no es nuevo el país pero se ha venido enquistando.

No es adoptar un Programa de Ética Empresarial para cumplir con la Ley y evitar sanciones, es un compromiso que debemos asumir como empresarios e individuos.

No olvidemos que la falta de credibilidad en las instituciones sólo trae ruina y pobreza al país, así como nos va alejando del objetivo de construir una Colombia en Paz.

¿Sabía qué?

El próximo 31 de marzo vence el plazo para que las empresas implementen el Programa de Ética Empresarial. (Consultar ABC Ley 1778 o Anti Soborno)

Deja una respuesta

Suscríbase a nuestro Boletín

Únase a nuestro boletín y reciba contenidos de interés relacionados con ética y cumplimiento corporativo, gestión de riesgos corporativos y estrategia y gestión empresarial.

Muy bien, se ha suscrito a nuestro boletín.